¡Descubrimiento revolucionario! ¡La reacción química que dio origen a la vida!

¡Descubrimiento revolucionario! ¡La reacción química que dio origen a la vida!
reacción química

Un grupo de químicos ha llegado al misterio más fascinante de todos: el origen de la vida. Esta narración comienza hace miles de millones de años, cuando la Tierra primordial era un crisol de reacciones químicas. En este escenario, una molécula en particular, el ARN o ácido ribonucleico, emerge como protagonista.

El ARN, todavía hoy en día un componente esencial de la vida, tiene la capacidad de replicarse y ha catalizado otras reacciones químicas. Pero ¿cómo se formaron sus bloques de construcción fundamentales, los ribonucleótidos, en ese antiguo y caótico mundo? La investigación ha llevado a los científicos a investigar las reacciones “autocatalíticas”, en las cuales los productos químicos generados han estimulado otras reacciones del mismo tipo, creando un ciclo autosostenible.

Este tipo de reacción podría haber desempeñado un papel crucial en el origen de la vida, sobreviviendo en una amplia gama de condiciones. El trabajo más reciente de estos químicos ha integrado la autocatálisis en una ruta química conocida por producir los bloques de construcción de los ribonucleótidos, un proceso que podría haber ocurrido de manera realista en las simples pero complejas condiciones de la Tierra primordial.


Uno de los ejemplos más notables de reacción autocatalítica es la “reacción de formosa” o “reacción de Butlerov” descubierta en 1861. Comienza con la glicolaldehído y termina con dos moléculas sostenidas por el formaldehído, pero se detiene cuando este se agota y los productos degradan.

La reacción de Butlerov comparte algunos ingredientes comunes con la producción de ribonucleótidos. Pero hasta ahora, nadie había intentado conectar las dos vías, principalmente debido a la naturaleza “no selectiva” de la primera, que produce muchas moléculas inútiles junto con los productos deseados. En su estudio, los científicos agregaron una molécula simple, la cianamida.

Esto permitió que algunas de las moléculas producidas durante la reacción se “desviaran” para producir ribonucleótidos. Aunque la reacción aún no ha producido una gran cantidad de bloques de construcción de ribonucleótidos, los que ha producido son más estables y menos propensos a la degradación.

El laboratorio optimiza el procedimiento para hacer reacciones químicas comunes más eficientes y económicas, aumentando la accesibilidad a los productos farmacéuticos. Aunque no tan crucial como la creación de la vida, sigue siendo valioso.

Este intrigante estudio representa un avance en la comprensión de los orígenes de la vida en la Tierra. El descubrimiento de una posible conexión entre la reacción de Butlerov y la formación de ribonucleótidos abre nuevas puertas para la investigación científica. Sin embargo, es importante tener en cuenta que esta es solo una de las muchas teorías sobre el origen de la vida, y muchas preguntas siguen sin respuesta.

Los científicos continúan explorando este fascinante campo, tratando de recrear las condiciones de la Tierra primordial para comprender mejor cómo surgió la vida. Mientras tanto, la esperanza de utilizar estos descubrimientos para mejorar la producción de medicamentos y reacciones químicas comunes añade un nivel adicional de interés a esta investigación.