Google en la tormenta: tu navegación incógnita no es tan privada como creías

Google en la tormenta: tu navegación incógnita no es tan privada como creías
Google

Google se encuentra una vez más en medio de controversias. La compañía, conocida por su motor de búsqueda omnipresente y una suite de herramientas en línea, ha promovido durante mucho tiempo el modo de navegación incógnito de su navegador web Chrome como una forma de privacidad garantizada para los usuarios que desean evitar el seguimiento de su actividad en Internet. No obstante, investigaciones recientes han puesto en duda la eficacia de este modo.

El modo incógnito de Google Chrome fue presentado como una característica que proporciona a los usuarios un nivel de anonimato al navegar por la web. La premisa básica detrás de este modo es que, una vez habilitado, el navegador no guarda el historial de navegación, las cookies, los datos de sitios o la información introducida en formularios. Sin embargo, informes técnicos sugieren que el alcance de la privacidad ofrecida por el modo incógnito podría ser menos comprensivo de lo que se percibe comúnmente.

El meollo del problema reside en la persistencia del rastreo mediante diferentes técnicas que pueden operar independientemente del historial del navegador. Por ejemplo, las cookies de seguimiento de terceros, aunque bloqueadas o eliminadas durante una sesión incógnito, pueden ser implementadas de otras maneras para identificar a los usuarios a través de sus comportamientos en línea. Además, las huellas digitales o “fingerprinting” permiten a los sitios web recopilar información sobre la configuración del dispositivo de un usuario, lo que podría utilizarse para rastrear a individuos a través de diferentes sesiones de navegación, incluso en modo incógnito.

Además, se ha descubierto que algunas páginas web tienen la capacidad de detectar si un usuario está en modo incógnito y alterar su comportamiento en consecuencia, lo cual podría implicar una violación de la expectativa de privacidad del usuario. La capacidad técnica de reconocer y responder al estado de navegación incógnito se presta a cuestionamientos sobre la promesa de privacidad que ofrece Google.

Estos descubrimientos han generado una respuesta crítica de la comunidad de usuarios y expertos en privacidad, quienes cuestionan la transparencia de Google con respecto a qué información se recopila y cómo se utiliza, incluso cuando los usuarios creen estar protegidos por características de privacidad como el modo incógnito. La situación se complica aún más por el papel dominante de Google en el mercado de la publicidad en línea, lo que aumenta las preocupaciones sobre el potencial conflicto de intereses entre la promoción de la privacidad y las operaciones de negocio centradas en la adquisición de datos para publicidad dirigida.

El modo incógnito de Google Chrome se encuentra bajo escrutinio debido a la revelación de que su capacidad para proteger la privacidad de los usuarios puede ser más limitada de lo que se sugiere.