Tesoro automovilístico encontrado: Elon Musk se hace con el Lotus Esprit de James Bond

Tesoro automovilístico encontrado: Elon Musk se hace con el Lotus Esprit de James Bond
Lotus Esprit y Elon Musk: una combinación legendaria

Un descubrimiento afortunado: un contenedor comprado por 90€ revela un tesoro automovilístico que termina en manos de Elon Musk

En ocasiones, la fortuna llega sin previo aviso, y qué mejor cuando es inesperada. Un hombre estadounidense vivió precisamente esta increíble aventura cuando adquirió un simple contenedor de envío por tan solo 90€, sin imaginar en lo más mínimo que en su interior se escondía un verdadero tesoro automovilístico.

El contenedor, comprado en 1989, permaneció sin uso durante años, hasta que finalmente el hombre y su hermano decidieron abrirlo. Al principio, solo esperaban encontrarse con “un enorme lío envuelto en mantas”. Sin embargo, no fue sino hasta que pusieron los ojos en su contenido que se dieron cuenta de que habían hallado una verdadera joya, que finalmente llegaría a manos del magnate Elon Musk.

¿Qué era entonces, el tesoro oculto dentro de ese contenedor? Nada menos que el famoso Lotus Esprit utilizado en la película de 1977 “La espía que me amó”, con Roger Moore en el papel del agente secreto más famoso del mundo, James Bond. Se trata de un vehículo anfibio, que dejó huella en la historia del cine gracias a su característica transformación en un submarino. Un apodo cariñoso para este vehículo único es “Wet Nellie”.

El Lotus Esprit en la película cautivó la atención de millones de espectadores, no solo por su belleza y su encanto atemporal, sino también por su habilidad para sorprender a los antagonistas al lanzarse desde una montaña directamente al océano. Su creación requirió una inversión de más de 100.000$ en 1970 y su éxito contribuyó a convertirlo en un ícono inolvidable con el paso del tiempo. En la película se utilizaron múltiples Lotus Esprit: dos para su funcionamiento en carretera proporcionados directamente por Lotus y otros seis especialmente modificados, uno de los cuales estaba sellado y se utilizó en las escenas submarinas.

En la actualidad, el valor de este vehículo es simplemente extraordinario. Los dos hermanos que lo descubrieron tuvieron la prudencia de hacerlo verificar por Doug Redenius, cofundador de la Ian Fleming Foundation, la organización encargada de preservar y proteger todos los vehículos originales utilizados en las películas de James Bond. Redenius reveló a NBC News que al principio los dos hermanos no tenían ni idea de lo que habían encontrado, y pasó más de 24 años desde el momento del descubrimiento antes de que decidieran subastar el automóvil.

La venta tuvo lugar en 2013 y contó con la participación anónima de Elon Musk, quien superó a todos los demás compradores y adquirió el legendario Lotus Esprit de James Bond por 997.000$, es decir, poco menos de 700.000€. Solo después reveló que había sido él el afortunado comprador, agregando un poco decepcionado que el automóvil no podía transformarse realmente. Fue un momento icónico en el que el magnate, quien ahora es el exitoso fundador de Twitter, descubrió los pequeños secretos detrás de las espectaculares hazañas del cine.

A pesar de su decepción, Elon Musk no abandonó la idea de convertir el vehículo en algo aún más extraordinario. Incluso manifestó su interés en equiparlo con un motor eléctrico Tesla, la marca que representa el futuro de la industria automotriz. De hecho, se sabe que el primer Tesla Roadster fue construido sobre la base de un Lotus. Sin embargo, no tenemos noticias sobre qué ha sido de este proyecto.

Esta es la increíble historia de un hombre que realizó una compra afortunada sin tener idea del tesoro que se escondía dentro. Un contenedor de 90€ que trajo nada menos que un ícono del cine automovilístico a manos de Elon Musk. Una historia que demuestra que a veces la suerte llega cuando menos te lo esperas y que un objeto anónimo puede ocultar un tesoro detrás de sus enigmáticos muros de metal.