¡Un asteroide mortal se acerca a la Tierra: la NASA pide ayuda al Vaticano!

¡Un asteroide mortal se acerca a la Tierra: la NASA pide ayuda al Vaticano!
Asteroide

¡Un asteroide se dirige hacia la Tierra y la NASA ha pedido ayuda al Vaticano! Durante la emocionante misión OSIRIS-REx, se realizó recientemente una increíble corrección de trayectoria para mejorar la posición de aterrizaje de la cápsula que contiene las valiosas muestras del asteroide Bennu. ¡Y su llegada está prevista para el 24 de septiembre!

Hablemos de Bennu, uno de los asteroides más peligrosos que podrían impactar nuestro planeta. Aunque la probabilidad de que esto suceda es muy baja, una entre 2,700, y de todas formas no ocurriría hasta el 2180, es decir, dentro de 157 años, la NASA se está tomando esto muy en serio. Han recopilado muestras de este fascinante asteroide que estará aquí en tan solo dos días y han solicitado la asistencia de los expertos más destacados en el campo de la astronomía, ¡el Vaticano!

Sí, has escuchado bien, el Vaticano es conocido por su experiencia en astronomía y meteoritos. En 2016, la NASA envió la sonda OSIRIS-REx a Bennu, pero se encontraron con una sorpresa. La composición del asteroide resultó ser inusual y para estudiarlo adecuadamente, se necesitaba un dispositivo específico que solo el Vaticano posee. ¡Increíble!

El Vaticano ha estado estudiando el espacio durante más de 100 años y alberga el prestigioso Observatorio Vaticano, un centro donde científicos y matemáticos jesuitas se dedican a la observación del espacio. Es precisamente allí donde trabaja el talentoso hermano Robert J. Macke, un experto en rocas espaciales que inventó y construyó la increíble máquina que medirá las muestras de asteroides. ¡Su dedicación y amor por la ciencia son inspiradores!

El 17 de septiembre, los ingenieros de la NASA emitieron comandos a la nave espacial para realizar una breve aceleración, modificando su velocidad en 3 milímetros por segundo en relación con la Tierra. ¡Un ajuste preciso y emocionante!

Esta asombrosa maniobra desplazó el punto de aterrizaje previsto de la cápsula de muestra casi 12.5 kilómetros hacia el este, ubicándolo en el centro de la zona de aterrizaje predeterminada, dentro de un área militar en Utah. ¡Un logro impresionante que nos acerca aún más a descubrir los secretos de Bennu!

La cápsula de muestra, que contiene rocas y polvo recolectados hace casi tres años del asombroso asteroide Bennu, será liberada a una distancia de 102,000 kilómetros sobre la superficie de la Tierra este fin de semana. ¡La emoción está en el aire!

La colaboración entre la NASA y el Vaticano nos muestra cómo la ciencia y la fe pueden unirse para enfrentar los desafíos del universo. ¡Esperemos con ansias el 24 de septiembre y celebremos este logro científico sin precedentes! ¡El futuro es emocionante y el espacio sigue siendo un misterio fascinante que estamos ansiosos por explorar!